Proyectos

07 / 12 / 2015

Catastro Frutícola permitirá conocer realidad de la agricultura de la Región del Biobío

Proyectos

Desde el 1 de diciembre, profesionales del Centro de Información de Recursos Naturales, Ciren, recorren los predios de la Región del Biobío para llevar a cabo la actualización del Catastro Frutícola de la Región.

El Catastro Frutícola es una investigación censal realizado por Ciren con el financiamiento de la Oficina de Estudios para las Políticas Agrarias, Odepa, y su objetivo principal es obtener información de la superficie frutícola, de las plantaciones, de productores y de la infraestructura frutícola de las zonas encuestadas. Para conseguir esta información se encuestan todos los predios con plantaciones frutales comerciales iguales y/o superiores  a  0,5 hectáreas.

"Las cifras que entrega el Catastro Frutícola son de vital importancia para que el sector público y privado pueda tomar las mejores decisiones de inversión, producción y reconversión de los terrenos agrícolas", explicó el Director Ejecutivo de Ciren, Juan Pablo López.

"Los resultados de este estudio permiten conocer cómo está la economía de la Región del Biobío y cómo ha evolucionado el trabajo de la agricultura familiar campesina en estos tres años", agregó el director de Ciren.

La última vez que se realizó el Catastro Frutícola en la VIII Región fue el 2012, reflejando en aquella oportunidad un crecimiento de un 75,7% en 6 años, sumando un total regional de 11.212,2 hectáreas.

Aquel año, la especie de mayor superficie fue el arándano americano (4.280 ha), seguido por  el manzano rojo (1.415 ha), el cerezo (1.309 ha) y la frambuesa (1.283 ha).

En relación a las provincias, la que sobresale con mayor cantidad de  hectáreas  destinadas a la fruticultura es Ñuble con  7.728 ha el 2012. 

Facebooktwitterlinkedinmail
CONTACTO