Expertos

01 / 02 / 2019

Conoce a nuestro experto: Juan Pablo Flores

Expertos

El Dr. Juan Pablo Flores es ingeniero forestal de formación y especialista en Geociencias, Hidrología y Sistema de Información Geográfica (SIG). Actualmente, es jefe de la Unidad de Recursos Forestales de CIREN y está a cargo de ejecutar y gestionar los estudios relacionados con la caracterización y la sustentabilidad de estos recursos.

¿Cuáles son los principales efectos del cambio climático en el suelo agrícola de Chile?

Comparto las declaraciones de la FAO, en cuanto a que “los suelos sanos son el mayor almacén de carbono terrestre. Cuando se gestionan de manera sostenible, los suelos pueden jugar un papel importante en la mitigación del cambio climático a través del almacenamiento de carbono y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera”.

Para Chile, el suelo es un recurso natural no renovable que constituye un patrimonio de la nación, estratégico para lograr un desarrollo sustentable que permita convertir a Chile en una potencia agroalimentaria y forestal. En este marco, los recursos naturales y la agricultura son fundamentales para el desarrollo del país, pero corresponde ser resilientes a los efectos del cambio climático en nuestra agricultura.

El diagnóstico es contundente e innegable; los principales efectos del cambio climático en Chile son la desertificación, la degradación de tierras y la sequía prolongada. Esto se ve incrementado, año tras año, por la ocurrencia más frecuente de eventos meteorológicos extremos, y con ello, el aumento de las comunas declaradas con emergencia agrícola.

Debemos comprometer un cambio de conductas, creando conciencia de la importancia que significa un manejo sustentable de la tierra, pero además es importante manejar información precisa, actualizada y confiable. Debemos aprender de las experiencias internacionales. España (miembro de la OCDE), cuenta con un inventario nacional de erosión del suelo, que se actualiza cada 10 años, según indica el Real Decreto, para informar a las distintas cuentas ambientales nacionales y los programas de recuperación de suelos agropecuarios productivos.

Según los últimos datos, ¿cuáles son los terrenos agrícolas más afectados?

Son aquellos suelos que se ven afectados por incendios forestales, tala de árboles, malas prácticas agrícolas, el uso no sustentable de la tierra, la sequía y la desertificación. En este contexto, las regiones centrales de Chile (desde Coquimbo al Maule) son las más afectadas. En la Región de Coquimbo, la sequía y la desertificación son el problema más grave mientras que, en la Región del Maule, el mega incendio de 2017 afectó (en sus tres dimensiones social, económica y ambiental) sobre 206 mil hectáreas de bosques y terrenos agrícolas.

Sólo por degradación física del suelo (erosión) en terrenos agrícolas (valles agrícolas) entre las regiones de Coquimbo y Los Lagos, la cifra de suelos erosionados es de 690.502 hectáreas. Si consideramos al sector silvoagropecuario (de Coquimbo a Los Lagos), la cifra aumenta drásticamente a 9,9 millones de hectáreas (incluye valles, secano costero, secano interior y precordillera de los Andes).

¿En qué proyectos está trabajando CIREN para mitigar estos efectos?

CIREN asesora dos proyectos de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales de Chile (ENCCRV) que lidera la CONAF. En esta oportunidad, nuestra institución construirá una plataforma de información y de toma de decisiones para la implementación de medidas de acción que enfrenten los efectos del cambio climático, en torno a los recursos naturales, bosques, suelo y agua. Estos trabajos involucran la participación de profesionales de distintas áreas como: forestal, desarrollo, CEDOC y de tecnologías de la información. Los resultados de los proyectos se esperan para el primer semestre del 2020.

Facebooktwitterlinkedinmail
CONTACTO